Antes y despues ejercicio

Qué hacer antes y después del ejercicio

Ya sea que quieran desarrollar músculos o aumentar la resistencia aeróbica para correr 10K en un tiempo determinado, todos buscan RESULTADOS. Si tienes curiosidad por saber cómo responde tu cuerpo al ejercicio (y cuánto tiempo se tarda en ver los cambios), sigue leyendo…

Sólo recuerda que para obtener resultados, tienes que hacer «actividad física regular». Esto significa hacer al menos 30 minutos de actividad física la mayoría de los días de la semana. Si no puede, intente realizar toda la actividad física que pueda con su estado de salud actual. Cualquier actividad es buena y algo es siempre mejor que nada.

El corazón es un músculo, y a medida que se pone en forma, se hace más fuerte. Esto conlleva un aumento del volumen de los latidos, lo que significa que su corazón bombeará más sangre por latido que antes. Esto puede, a su vez, reducir la frecuencia cardíaca en reposo.

La frecuencia cardíaca en reposo puede disminuir hasta 1 latido/min en personas sedentarias con cada semana de entrenamiento aeróbico, al menos durante unas semanas. Otros estudios han demostrado reducciones más pequeñas, de menos de 5 latidos, tras hasta 20 semanas de entrenamiento aeróbico.

Pilates

La alimentación y el ejercicio van de la mano. Cuándo y qué comes puede ser importante para cómo te sientes cuando haces ejercicio, ya sea un entrenamiento casual o un entrenamiento para una competición. Ten en cuenta estos consejos para comer y hacer ejercicio.

Si haces ejercicio por la mañana, levántate lo suficientemente temprano para terminar de desayunar al menos una hora antes de tu entrenamiento. Esté bien alimentado cuando vaya a entrenar. Los estudios sugieren que comer o beber carbohidratos antes del ejercicio puede mejorar el rendimiento del mismo y permitirle entrenar durante más tiempo o con mayor intensidad. Si no comes, puedes sentirte lento o mareado cuando hagas ejercicio.

Y recuerda, si normalmente tomas café por las mañanas, una taza antes de tu entrenamiento probablemente esté bien. También debes saber que siempre que pruebes un alimento o una bebida por primera vez antes de un entrenamiento, corres el riesgo de sufrir un malestar estomacal.

La mayoría de la gente puede comer pequeños tentempiés justo antes y durante el ejercicio. La clave está en cómo te sientes. Haz lo que más te convenga. Los tentempiés que se toman poco antes del ejercicio probablemente no le darán más energía si su entrenamiento dura menos de 60 minutos, pero pueden evitar las punzadas de hambre que le distraen. Si su entrenamiento dura más de 60 minutos, puede beneficiarse de incluir un alimento o bebida rica en carbohidratos durante el entrenamiento. Algunas buenas opciones de tentempiés son:

Qué hacer después del entrenamiento

El yoga ofrece múltiples beneficios, como la mejora de la fuerza y el tono muscular, el aumento de la flexibilidad y la mejora de la respiración (8). Sin embargo, puede ser contraproducente si no se programa adecuadamente junto a los entrenamientos. Entonces, ¿hay que hacer yoga antes o después de las sesiones de entrenamiento? Eso depende de varios factores. Por ejemplo, si el entrenamiento se basa más en la fuerza que en la flexibilidad, entonces es mejor hacerlo después del entrenamiento. A continuación te explicamos en profundidad cuándo programar las sesiones de yoga y las razones para ello.

Por lo general, la respuesta a la pregunta de si debes hacer yoga antes o después de las sesiones de entrenamiento es que lo hagas después. De hecho, puedes obtener más beneficios si lo programas en un día distinto al de tus entrenamientos.

Si su sesión de yoga implica un estiramiento estático, es probable que produzca una pérdida temporal de fuerza muscular. Esto afectará aún más a tus músculos si mantienes el estiramiento estático durante más de 45 segundos (2).

Sin embargo, si se trata de estiramientos puramente dinámicos, puede ser útil para su entrenamiento. Con los estiramientos dinámicos no mantienes el estiramiento, sino que sigues moviendo la parte del cuerpo. Esto es especialmente útil si los estiramientos dinámicos son similares a los movimientos de tu entrenamiento, a una intensidad menor.

Qué comer antes de un entrenamiento

La dieta y el ejercicio son los principales pilares de un plan de vida saludable. Pero, ¿puede la coordinación de los horarios de alimentación y entrenamiento mejorar nuestros resultados de fitness? Y si es así, ¿en qué deben diferir nuestros patrones de alimentación antes, durante y después de las actividades?

Combinar una dieta de primera calidad con un ejercicio estimulante puede ser todo un reto. Comer a horas diferentes, no elegir alimentos saludables para perder peso, saltarse comidas, comer en exceso, picar entre horas, hacer ejercicio de forma irregular, sufrir lesiones… la vida se interpone en nuestros «planes de vida saludable». Aunque la flexibilidad puede ser una necesidad y una virtud, mantener un horario de dieta y ejercicio tiene notables ventajas.

Comer con regularidad (entre 5 y 7 veces) a lo largo del día mantiene los niveles adecuados de azúcar en sangre y de energía, mientras que el ejercicio regular quema constantemente las calorías consumidas (Alencar et al. 2015). De hecho, la sincronización adecuada de la nutrición y la actividad ayuda a sentar las bases para optimizar los resultados físicos.

A medida que exploramos los beneficios de coordinar los entrenamientos con la ingesta de alimentos -tanto en calidad como en cantidad- su primera pregunta podría centrarse en el desayuno (es decir, si debe omitirlo) o en alguna otra rutina rápida y de quema.

admin

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad